sábado, 27 de abril de 2019

Mujercitas / Más cosas de mujercitas

La primera vez que leí esta novela habré tenido 11 años y me gustó mucho. Obviamente quería ser Jo, odiaba a Amy y sufrí con Beth. Meg me parecía la más lejana de las cuatro, quizá por ser la mayor. He visto varias adaptaciones: la primera que vi de 1994 con Winona Ryder, Kirsten Dunst, Claire Danes y Christian Bale y la más reciente que vi de 2017 una serie de 3 capítulos con Maya Hawkey Emily Watson.

Conservo todavía la edición que leí en mi pubertad y se le nota el paso de los años. En esta lectura reviví las emociones que tuve en aquella época pero ahora con las gafas moradas a tope: montones de sentencias de cómo debe ser una mujer, cómo debe comportarse, pensar y no hacer.

Jo sigue siendo mi personaje favorito aunque al final cumple con el estereotipo, lo hace a su manera: con un hombre pobre, con una escuela para niños "difíciles" y el plan de seguir escribiendo. No me gusta para nada cuando Jo se empieza a sentir sola y el único "remedio" es buscarle pareja, sin embargo sé que es el único camino posible para esa época.

Beth al convertirse en el "ángel" se vuelve el ejemplo para todas de dulzura y deja de tener defectos, si es que en algún momento los tuvo.

Amy me siguió pareciendo odiosa desde niña: es pretenciosa, es envidiosa y es vanidosa. Al paso de los años, según las descripciones, va dejando de lado las exageraciones para convertirse en una "dama" pero para mí siempre será el extremo opuesto de Jo. Su interés por las artes se diluye cuando se casa y se escuda en decir que es debido a que no tiene el talento suficiente. Creo que lo que más me choca es que al final es la que consigue tener el dinero que todas deseaban desde el fondo de su corazón y que por eso se vuelva "buena" al ayudar a los demás. Supongo que por eso su hija es frágil, para que veamos que el dinero no puede comprarlo todo.

Meg al ser la mayor es la que primero se casa y creo que el elegido por la autora es más por la proximidad de no tener que introducir otro personaje masculino que porque de verdad parezca la mejor opción. Ella es la que más suspira por tener lujos porque lo ve en los bailes a los que es invitada. La anécdota en la cual al visten "como muñeca" y se comporta como las demás chicas pero en ella es frívolo me chocó: ¿por qué no podría comportarse así? Si hubiera sido Amy se le hubiera justificado pero a ella se le exige, otra vez por ser la mayor, que sea casi perfecta.

Laurie es el primer novio ficticio de muchas lectoras y aunque sí me gustaba me parece que también es un estereotipo: para ser aceptado por las hermanas deja de lado los "vicios" propios de los jóvenes de la época y de su clase social y se convierte en el orgullo de las dos familias. Cuando se va a la universidad casualmente no nos cuentan todos los detalles de esos años pero luego acepta sus acciones. Al final obviamente vuelve al buen camino a manejar los negocios de su abuelo para mantener la fortuna familiar. Cuando cambia en su corazón a Jo por Amy es el peor discurso que he leído.

En cuanto a los adultos están por un lado los papás de las hermanas y por otro lado el abuelo de Laurie. La señora March es quien más aparece pero no la más importante pues ese papel lo tendrán siempre los hombres: se debe tener su aprobación y buscarla a toda costa.

A pesar de todas las cosas a las que no les había dado importancia en mi primera lectura, en esta ocasión también disfruté de las historias de las hermanas.

Este libro es la lectura conjunta para el mes de abril de la dinámica Leemos juntas organizada por las chicas de LibrosB4Tipos.


2 comentarios:

  1. La tengo pendiente hace mucho, todo el mundo dice cosas positivas, vamos a ver para cuándo le hago el hueco...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá que sí le des una oportunidad ;)

      Gracias por comentar.

      Eliminar