sábado, 30 de noviembre de 2019

Balance NonFiction November 2019

De mi lista tentativa de lecturas no leí nada, pero encontré varios libros acerca de mi trabajo en el aula y los disfruté mucho.

En línea. Leer y escribir en la red de Daniel Cassany.

Gamify Literacy una compilación de artículos acerca de aprender jugando, hecha por Michele Haiken.

Engaging young readers y Technology, reading & digital literacy de L. Robert Furman.

También leí tres libros sobre mujeres:

La fosa de agua de Lydette Carrión como parte de la lectura conjunta de las chicas de LibrosB4Tipos.

Cómo acabar con la escritura de las mujeres de Joanna Russ.

Por qué las mujeres salvarán el planeta, una compilación de entrevistas y ensayos acerca del cuidado del medio ambiente.

En total fueron 7 libros de no ficción en este mes, mucho más de los que suelo leer habitualmente. Espero leer pronto los que me quedaron pendientes de mi lista tentativa.





Technology, reading & digital literacy

Para seguir con el tema de la literacidad (literacy) en este libro se relaciona la tecnología con el fomento de la lectura.

En cuatro capítulos se presentan estrategias y herramientas para ayudar a los estudiantes primero, a encontrar un libro que les interese, luego a comentarlo tanto en vivo como a distancia, luego a compartir sus impresiones y finalmente a convertirse en un lector avanzado.

En cada capítulo se enlistan actividades, estrategias y herramientas como aplicaciones y páginas web en las cuales se pueden desarrollar las habilidades de lectura y escritura de los alumnos.

Aborda un concepto que no había relacionado con la lectura: "social currency", es decir la reputación que se tiene en las redes sociales, tanto virtuales como en la vida real. El autor, L. Robert Furman, afirma que al compartir sus lecturas, se crea un vínculo con los demás compañeros, sean o no lectores y eso va mejorando esa reputación, hasta llevarlos a querer ser expertos y recomendar libros a los demás.

Dice: "Para algunos niños (¡y adultos!) el hecho de compartir sus impresiones acerca de un libro una vez que lo han leído puede ser más emocionante y estimulante que el hecho de leerlo en sí mismo". Por eso es fundamental encontrar una forma en la cual los estudiantes compartan sus lecturas.

Además de ayudarlos a compartir, hay que guiarlos en la mejor forma de hacerlo: usar la tecnología y aprovecharla ya que es una herramienta fundamental desde ahora y para su futuro.

Muchas ideas que repensar para adaptar a los pubertos, esperemos que alguna funcione en este ciclo escolar.


viernes, 29 de noviembre de 2019

Engaging young readers

Desde que escuché por primera vez el término "literacy", traducido como literacidad, he estado buscando lecturas que me ayuden a entenderlo y, sobre todo, a aplicarlo en clases con los pubertos.

Este libro de L. Robert Furman se divide en 12 capítulos en los cuales se van abordando diferentes aspectos de la lectura y la escritura en el salón de clases: desde la activación de los conocimientos previos, pasando por las rimas y la lectura coral, hasta el uso de la tecnología como herramienta para llamarle la atención a los "relctant readers": "does not have an interest in reading or the intrinsic motivation that comes with reading for pleasure or gaining knowledge”. Y esa es la lucha diaria con los pubertos: cómo lograr que se interesen por leer, que tomen un libro por el puro gusto de pasar un buen rato, que se den cuenta de que al leer también se pueden divertir y entretener, que  no es solamente para hacer tareas.

Cada capítulo se complementa con recomendaciones de aplicaciones o sitios web en los cuales poner en práctica lo expuesto, así como testimonios de docentes que han llevado a sus clases algunas de las estrategias.

Un libro lleno de ideas para llevar al aula, espero que alguna me sea útil y que logre captar más lectores entre los pubertos.



jueves, 28 de noviembre de 2019

Por qué las mujeres salvarán el planeta

Una compilación de ensayos y entrevistas acerca del trabajo de las mujeres a favor del cuidado del medio ambiente: no solamente de los planes que se tienen para el futuro sino también de las acciones que ya se están realizando para lograr mantener o rescatar lo que hemos estado perdiendo por nuestro poco interés en la naturaleza.

Si bien la igualdad de género es uno de los temas que más trato de incluir en las clases con los pubertos, nunca se me había ocurrido que también es indispensable para cuidar el entorno en el que vivimos. Cada una de las mujeres incluidas en este libro presenta una perspectiva desde la cual las mujeres han estado cambiando su entorno y la manera en la cual se relacionan con él: desde los círculos políticos más altos hasta las comunidades alejadas, en todas es posible que el cambio sea una realidad.

Me dejó pensando cómo puedo yo contribuir no solamente con las acciones individuales, sino con la toma de conciencia de las personas con las que convivo.

Una lectura necesaria para reflexionar sobre lo que hacemos día a día y cómo puede significar la diferencia del futuro que tendremos.



martes, 26 de noviembre de 2019

Cómo acabar con la escritura de las mujeres

Joanna Russ es una escritora norteamericana de ciencia ficción quien también escribió esta investigación acerca de cómo lo escrito por las mujeres ha sido disminuido desde siempre.

El libro está dividido en once partes, en cada una de las cuales desarrolla una de las maneras en las que se ha tratado de ignorar el trabajo literario hecho por las mujeres:

No lo escribió ella. Lo escribió ella, pero no debería haberlo hecho. Lo escribió ella, pero no es una artista de verdad y no es serio ni del género literario correcto. Es decir, que no se trata de auténtico arte. Lo escribió ella, pero solo escribió uno. Lo escribió ella, pero solo interesa/está incluido en el canon por un único motivo. Lo escribió ella, pero hay muy pocas como ella.

Además presenta una serie de ejemplos de cómo, por trabajos similares a los hechos por hombres, las mujeres han sido ignoradas. El caso que más me llamó la atención fue el de Emily Dickinson, cuyos poemas no fueron publicados (y por lo tanto leídos y estudiados) hasta mucho después de su muerte, sin embargo hubo quienes la leyeron y se vieron influidos por su obra. Algunos investigadores parece que se han dedicado a negar esa influencia y entre ellos hay quien dijo: "(Walt) Whitman puedo influenciar incluso a poetas que no le habían leído".

Un libro que reafirma la necesidad de leer y compartir a más escritoras, no solamente actuales sino de todas las épocas, darles el valor que siempre han tenido.

Parte de mis lecturas para Nonfiction November aunque no haya estado en mi lista tentativa de lecturas.

Si quieren leer este libro, está disponible en Scribd. Si quieren tener dos meses gratis de la plataforma, usen este enlace.